¿Qué es la estimulación cognitiva?

No hay comentarios

La estimulación cognitiva es el conjunto de técnicas que pretenden optimizar la eficacia de las capacidades y habilidades cognitivas todavía preservadas mediante un programa de entrenamiento. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo.

La estimulación cognitiva

Su base se encuentra en la psicología cognitiva, en la neuro-biología y en el conocimiento actual de que la plasticidad neuronal se mantiene durante la edad adulta, momento en el que el cerebro puede suplir la pérdida de células provocadas por los años o alguna lesión, haciendo que las que quedan utilicen otros circuitos neuronales y aumenten sus ramificaciones.

Teniendo esto en cuenta, la estimulación cognitiva como terapia no farmacológica trata de potenciar al máximo aquellas capacidades mentales que todavía se conservan y retrasar el proceso de deterioro, aunque hay que ser conscientes que en las enfermedades degenerativas todavía no es posible frenarlo de forma definitiva.

Bases de la estimulación cognitiva

A continuación describimos los principales conceptos asociados a las bases neurobiológicas de la estimulación cognitiva.

Reserva cerebral y factores protectores

La reserva cerebral es la capacidad que tiene el cerebro para tolerar cierta cantidad de lesión cerebral sin que aparezcan síntomas cognitivo-conductuales.

Se define como factor protector a aquellas características personales o elementos del ambiente que son capaces de disminuir el proceso de envejecimiento neuronal.

  1. Antecedentes familiares: Las personas que no tienen antecedentes familiares de demencia pueden tener un menor riesgo de padecerla cuando sean mayores. (Corder, 1994).
  2. Estilo de vida: Existe evidencia de que tres componentes del estilo de vida (la actividad social, mental y física) se asocian con un menor riesgo de desarrollar demencia (Simonsick, 2003).
  3. Dieta saludable: La dieta, que incluye frutas y vegetales frescos, granos enteros, productos del mar y aceite de oliva, ha demostrado reducir el riesgo de desarrollar demencia (Scarmeas, 2006).
  4. Ejercicio físico: La actividad física regular ha demostrado reducir el riesgo de demencia. El principio biológico por el cual la actividad física tiene efectos beneficiosos sobre el funcionamiento cognoscitivo se basa en el adecuado flujo cerebral como resultado de la reducción de los niveles de presión arterial, mantenimiento del metabolismo cerebral y/o disminución de los niveles de lípidos, conocidos efectos beneficiosos del ejercicio (Rogers, 1990). Los individuos que realizan actividad física regular tienen menor riesgo de EA comparados con los sujetos inactivos físicamente (Scarmeas, 2009), (Larson, 2006) (Lautenschlager, 2008).
  5. Nivel cultural: El incremento en la escolaridad y las actividades laborales que se relacionan con mayor demanda cognoscitiva pueden favorecer la reserva cognoscitiva y por lo tanto reducir el riesgo de demencia.
  6. Relaciones sociales: Existe evidencia que mientras más contactos sociales mantenga un individuo, así como el mantenimiento de un ambiente familiar cálido, disminuye y retrasa la aparición de las demencias.
  7. Entrenamiento cognitivo: Diversos tipos de estimulación cognoscitiva, como la terapia de reorientación a la realidad, la terapia de reminiscencia, la terapia enfocada a un déficit cognoscitivo particular y la terapia combinada, pueden tener un beneficio en la reducción del riesgo de desarrollar demencia por cualquier causa (Wang, 2002).

Plasticidad neuronal

El cerebro humano contiene billones de conexiones neuronales, llamadas sinapsis, cuyo patrón de actividad controla todas nuestras actividades cognitivas. Estas conexiones sinápticas son muy dinámicas, de forma que pueden reforzarse o debilitarse en función de la actividad neuronal que experimentan.

La neuroplasticidad se define como la respuesta del cerebro para adaptarse a las nuevas situaciones y restablecer el equilibrio alterado después de una lesión, siendo las siguientes las tres formas de neuroplasticidad mas importantes: plasticidad sináptica, neurogénesis y plasticidad funcional compensatoria.

Capacidad de aprendizaje

La capacidad de aprendizaje es un proceso múltiple que conlleva una modificación estructural y funcional del cerebro mientras se aprende.

Las únicas sinapsis neuronales que persisten en el tiempo son las que se activan de manera regular.

Redundancia de sistemas

Una función cognitiva puede ser ejecutada por diversos subsistemas cerebrales. Por lo tanto, cuando se produce una lesión cerebral y, en consecuencia, un déficit cognitivo, este podría compensarse, bien tras la recuperación espontánea o bien tras la rehabilitación o estimulación cognitiva, por la activación de otros subsistemas corticales o córtico-subcorticales conservados o no dañados, que podrían sustituir a las estructuras cerebrales lesionadas y ejercer un control sobre la función neuropsicológica para su preservación o recuperación.

cuadernos¿Qué es la estimulación cognitiva?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *